Archive for mayo, 2007

22 mayo 2007

Temblad adolescentes

La frescura de las melodías de las películas para adolecentes de los ochenta pero con un espíritu de modernidad que casi parecen otro grupo de electro.The Teenagers suenan muy bien y, además de sus canciones bailables con divertidas letras, podemos también buscar alguna de sus remezclas para grupos como Au Revoir Simone o Air (estupendo remix de Mer du Japon).
Pronto actuarán en Barcelona, así que los que puedan no deben perdérselo!

màc

The Teenagers en MySpace

22 mayo 2007

Temblad adolescentes

La frescura de las melodías de las películas para adolecentes de los ochenta pero con un espíritu de modernidad que casi parecen otro grupo de electro.The Teenagers suenan muy bien y, además de sus canciones bailables con divertidas letras, podemos también buscar alguna de sus remezclas para grupos como Au Revoir Simone o Air (estupendo remix de Mer du Japon).
Pronto actuarán en Barcelona, así que los que puedan no deben perdérselo!

màc

The Teenagers en MySpace

22 mayo 2007

Bicicletas todo el año

Montar en bici sin peligro de que ningún vehículo de arrolle es uno de los máximos placeres de la vida. Está claro que no hay nada mejor que pasear, pero la velocidad de la bicicleta, aparte de ayudarnos a recorrer grandes distancias, nos provoca una sensación perfecta de velocidad y demás sensaciones que nunca podríamos sentir en un transporte con motor (el ruido que éste provoca asumimos que nunca es agradable y no mola).
Y todo ello sin olvidarnos del ejercicio y de la agradable sensación que tenemos después del esfuerzo, que siempre es bueno (lo mismo que sudar).
Ciudades como Madrid, con sus simbólicos y escasos esfuerzos de construcción de carriles-bici se está quedando atrás con respecto, no solo a Europa, sino también a ciudades españolas como Barcelona, Vitoria o San Sebastián, además de ir por detrás de las necesidades de seguridad que cientos de nuevos ciclistas urbanos deben exigir, además de evitar molestar a coches y peatones que ya tienen su espacio.

màc

22 mayo 2007

Las bicicletas son también para Madrid

Montar en bici sin peligro de que ningún vehículo de arrolle es uno de los máximos placeres de la vida. Está claro que no hay nada mejor que pasear, pero la velocidad de la bicicleta, aparte de ayudarnos a recorrer grandes distancias, nos provoca una sensación perfecta de velocidad y demás sensaciones que nunca podríamos sentir en un transporte con motor (el ruido que éste provoca asumimos que nunca es agradable y no mola).
Y todo ello sin olvidarnos del ejercicio y de la agradable sensación que tenemos después del esfuerzo, que siempre es bueno (lo mismo que sudar).
Ciudades como Madrid, con sus simbólicos y escasos esfuerzos de construcción de carriles-bici se está quedando atrás con respecto, no solo a Europa, sino también a ciudades españolas como Barcelona, Vitoria o San Sebastián, además de ir por detrás de las necesidades de seguridad que cientos de nuevos ciclistas urbanos deben exigir, además de evitar molestar a coches y peatones que ya tienen su espacio.

màc

22 mayo 2007

Las bicicletas son también para Madrid

Montar en bici sin peligro de que ningún vehículo de arrolle es uno de los máximos placeres de la vida. Está claro que no hay nada mejor que pasear, pero la velocidad de la bicicleta, aparte de ayudarnos a recorrer grandes distancias, nos provoca una sensación perfecta de velocidad y demás sensaciones que nunca podríamos sentir en un transporte con motor (el ruido que éste provoca asumimos que nunca es agradable y no mola).
Y todo ello sin olvidarnos del ejercicio y de la agradable sensación que tenemos después del esfuerzo, que siempre es bueno (lo mismo que sudar).
Ciudades como Madrid, con sus simbólicos y escasos esfuerzos de construcción de carriles-bici se está quedando atrás con respecto, no solo a Europa, sino también a ciudades españolas como Barcelona, Vitoria o San Sebastián, además de ir por detrás de las necesidades de seguridad que cientos de nuevos ciclistas urbanos deben exigir, además de evitar molestar a coches y peatones que ya tienen su espacio.

màc

21 mayo 2007

Volta en Segovia

Parece que la esperada presentación del nuevo album de Björk, Volta, en la Granja de San Idelfonso (Segovia) no será un acto gratuito, como otros años, y el caché o quizás el glamour de la islandesa han disparado los precios a nivel de Ópera snob (hasta 150 euros). A los que nos gusta la música de Björk, empezamos a entender las críticas a sus aires de diva del siglo XXI que parece deben ser reflejados en entradas a precio de mostruos del Rock.
Cuando compré las entradas para el concierto de las Ventas, me arrepentí al enterarme de que quizás el concierto de La Granja iba a ser gratuito, pero ahora (después de tantas especulaciones sobre este concierto) quizás me deshaga de todas las entradas y me quede sin ración de super-diva, igual que renuncié a ver a su amigo Anthony and the Johnson.
Son conciertos que me interesan, pero igual que nuevos grupos con propuestas mucho más interesantes y que llegan más emocionar por su música y no porque te vacíen los bolsillos.
En Madrid ya estamos acostumbrados a que los presupuestos culturales se destinen a la M-30 o, pero aún, a pagar las fianzas a tonadilleras mafiosas aunque seguramente a muchos también les fastidiaría que se hubiera financiado a este tipo de estrellas ‘alternativas’. Mejor que cada uno se pague sus lujos.
Dónde vas tunante…

màc

21 mayo 2007

Volta en Segovia

Parece que la esperada presentación del nuevo album de Björk, Volta, en la Granja de San Idelfonso (Segovia) no será un acto gratuito, como otros años, y el caché o quizás el glamour de la islandesa han disparado los precios a nivel de Ópera snob (hasta 150 euros). A los que nos gusta la música de Björk, empezamos a entender las críticas a sus aires de diva del siglo XXI que parece deben ser reflejados en entradas a precio de mostruos del Rock.
Cuando compré las entradas para el concierto de las Ventas, me arrepentí al enterarme de que quizás el concierto de La Granja iba a ser gratuito, pero ahora (después de tantas especulaciones sobre este concierto) quizás me deshaga de todas las entradas y me quede sin ración de super-diva, igual que renuncié a ver a su amigo Anthony and the Johnson.
Son conciertos que me interesan, pero igual que nuevos grupos con propuestas mucho más interesantes y que llegan más emocionar por su música y no porque te vacíen los bolsillos.
En Madrid ya estamos acostumbrados a que los presupuestos culturales se destinen a la M-30 o, pero aún, a pagar las fianzas a tonadilleras mafiosas aunque seguramente a muchos también les fastidiaría que se hubiera financiado a este tipo de estrellas ‘alternativas’. Mejor que cada uno se pague sus lujos.
Dónde vas tunante…

màc

18 mayo 2007

Sugerencias para Mayo …

Cinco canciones…

Digitalism “Pogo
Simian Mobile Disco “I believe
Au Revoir Simone “Sad Song”
Astrud “Ningún Tesoro”
Arcade Fire “Ocean of Noise”

… y tres discos …

Arcade Fire “Neon Bible”
Astrud “Tú no existes”
Dwomo “Moscas en diciembre”

10 mayo 2007

El fin de los mercados tradicionales

Soy un habitual del mercado de la Cebada, y aunque también voy a supermercados (sobretodo
por cuestión de horarios) la visita al pequeño comercio casi supone un último intento de
ayuda por su supervivencia.Hace unos días, fui al mercado de Chueca y me lo encontré cerrado, con un pequeño cartel
de la Comunidad de Madrid que indicaba reformas en el centro, dentro de un programa de
ayudas al comercio tradicional.Lo primero que pienso es que estas reformas ya dan miedo, porque últimamente, en lugar de crear espacios, se reforman otros con un resultado dudoso, pero con la segura desaparición de estructuras que forman parte de la delicada arquitectura madrileña (ver también parques tradicionales transformados en modernos envoltorios de ridículos campos de golf urbanos).
La reforma de estos mercados suele durar tanto tiempo que cuando están “listos” ya no hay
comerciantes, y además se pierde el hábito de los compradores, como ya ocurrió en el
Marcado de San Miguel. Pero lo mejor es cuando uno se entera de que este espacio ha sido ya comprado por los supermercados pertenecientes al mayor grupo comercial nacional (Hipercor, por hablar calaro), y que los comerciantes deben seguir unos criterios impuestos por el grupo para continuar con sus locales, y si no serán indemnizados, que seguramente sea la opción de la mayoría.

Lo dicho, en lugar de fomentar el pequeño comercio, se acaba con lo que nos pertenece a
todos, y todos tenemos la culpa, aunque todavía no seamos conscientes del problema.

Comenta esta carta en el diario 20 minutos.

màc


10 mayo 2007

El fin de los mercados tradicionales

Soy un habitual del mercado de la Cebada, y aunque también voy a supermercados (sobretodo
por cuestión de horarios) la visita al pequeño comercio casi supone un último intento de
ayuda por su supervivencia.Hace unos días, fui al mercado de Chueca y me lo encontré cerrado, con un pequeño cartel
de la Comunidad de Madrid que indicaba reformas en el centro, dentro de un programa de
ayudas al comercio tradicional.Lo primero que pienso es que estas reformas ya dan miedo, porque últimamente, en lugar de crear espacios, se reforman otros con un resultado dudoso, pero con la segura desaparición de estructuras que forman parte de la delicada arquitectura madrileña (ver también parques tradicionales transformados en modernos envoltorios de ridículos campos de golf urbanos).
La reforma de estos mercados suele durar tanto tiempo que cuando están “listos” ya no hay
comerciantes, y además se pierde el hábito de los compradores, como ya ocurrió en el
Marcado de San Miguel. Pero lo mejor es cuando uno se entera de que este espacio ha sido ya comprado por los supermercados pertenecientes al mayor grupo comercial nacional (Hipercor, por hablar calaro), y que los comerciantes deben seguir unos criterios impuestos por el grupo para continuar con sus locales, y si no serán indemnizados, que seguramente sea la opción de la mayoría.

Lo dicho, en lugar de fomentar el pequeño comercio, se acaba con lo que nos pertenece a
todos, y todos tenemos la culpa, aunque todavía no seamos conscientes del problema.

Comenta esta carta en el diario 20 minutos.

màc