e-Voto

El pasado sábado 17 de noviembre en Madrid, existía un cierto temor, policial sobretodo, por la manifestación antifascista que se iba a celebrar en la Puerta del Sol, en repulsa por el asesinato de un joven, radical de izquierdas, a manos de un soldado de ideología nazi.
Y resultó que, a pesar de la aparente tensión, no hubo incidentes, básicamente por dos razones: la primera es que había en los alrededores casi tantos policías como manifestantes, y la segunda es que absolutamente a todas las personas que estaban o pasaban por la puerta del Sol se les requería su documentación para ejercer un control total.
Y es que ya no podemos ser ciudadanos o manifestantes anónimos, ya que si saben el número que nos identifica, tenemos el temor, a veces con razón, de que perderemos derechos como ciudadanos que trabajan, viven e incluso consumen bajo su número nacional de identidad.
Pues bien, esta reflexión no es para denunciar un control que va a ser difícil de restringir por parte de las autoridades (aunque siempre se afirme lo contrario) sino para aprovechar esta identificación permanente para ese viejo sueño de la participación activa; sí, ese tópico ya olvidado de constantes asambleas, votaciones y demás posibilidades de colaboración ciudadana en la política local, que ya se habían pasado de moda hace mucho tiempo.
Nada de votaciones cada cuatro años bajo la presión de campañas cada vez más elaboradas y con las opciones de siempre. Con nuestro numerito marcado en la frente podríamos realizar propuestas, ratificar la de nuestros gobernantes locales y promulgar quejas, siempre con la seguridad de que nuestra petición es única (personal) y considerable por no ser anónima.
Internet es, como es lógico, la mejor opción que no es ni idealista ni de izquierdas, sino realista y para todas las opciones políticas (la derecha, la izquierda y los ambidiestros pueden desahogarse en lugar de gruñir) para evitar tensiones sociales que existen, ya sea por la falta de una vía de escape, como por la falta de información (véase inmigración).
Pero esto es algo que se debe pedir con insistencia, porque no es factible que los políticos lo regalen por las buenas, para no complicarse mucho. Lo primero que necesitamos es precisamente la plataforma que queremos, necesaria para pedir lo que necesitamos.
Sencillo, ¿no?

màc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: